El Tren Maya podría acabar con los estromatolitos de Bacalar

El mes pasado, el Centro de Estudios y Opiniones Públicas (CEOP) de la Cámara de Diputados público un documento relacionado con el Tren Maya y la responsabilidad cultural de dicho proyecto. 

Si bien los beneficios socioeconómicos y de orden cotidiano que traiga consigo el Tren Maya son indiscutibles, lo que sí se pone en duda es la responsabilidad que tiene con el medio ambiente, pues con el paso de los años las zonas por las que transitará el expreso se van a ver impactadas por el cambio climático y a pesar de que el proyecto es bastante conocido aún no se tiene claro cómo se va a prevenir la falta de agua o el tratamiento de aguas negras, por dar algunos ejemplos.

Poco se ha estudiado sobre el impacto que el turismo de la zona puede provocar en el patrimonio material e inmaterial de la región; el aumento de visitantes en parques nacionales puede causar estragos irreversibles. A más de un año de anunciado el proyecto poco se sabe de las acciones que se tomarán al respecto

ESTROMATOLITOS EN PELIGRO

Por otro lado, los habitantes de Bacalar se encuentran muy preocupados por los daños que la construcción y operación del Tren Maya pueda ocasionar en los cenotes y estromatolitos, pues los cambios en el uso de suelo, las grandes aglomeraciones y los desechos generados pueden terminar con dichos tesoros naturales. 

 ¿Por qué es tan importante?

Los estromatolitos fueron las primeras formas de vida fotosintética y aunque tengan forma de enormes rocas, son seres vivos con miles de años de antigüedad; en Bacalar podemos apreciar estromatolitos de entre 7 mil y 10 mil años de vida. Actualmente, solo hay 14 lugares en todo el mundo donde florecen, dos de ellos se encuentran en Quintana Roo: Laguna de Bacalar y Laguna Chichankanab. 

El texto del CEOP menciona que antes de comenzar con el turismo masivo se deberá desarrollar un plan entre la Semarnat y el INAH con el fin de preservar los patrimonios de la Península. También las empresas constructoras que participen en el proyecto deberán acercarse a especialistas desde antropólogos hasta biólogos, ya que de lo contrario el daño en el medio ambiente, en los bienes culturales y a los derechos de los pobladores será irreversible. 

Por ahora se sabe que la ONU y la UNESCO también están involucradas en el proyecto y esperemos que su inserción al proyecto sea positiva. 

Revisa el documento completo del CEOP aquí.  NOTA: Los puntos desarrollados anteriormente provienen del trabajo El Tren Maya: ¿un proyecto culturalmente responsable?, realizado por la CEOP y no tienen relación alguna con Vuela a la Vida. 

#VolveremosAViajar

¡Descubre otros temas relevantes para tu próximo viaje!

2 Responses
  1. Avatar
    Rosie Ezrre

    Hola, mi humilde opinión es que se forme un Grupo dedicado a coleccionar todas las preguntas e inquietudes acerca de cómo evitar el daño al medio ambiente y seguramente de lo que podría afectar a las culturas Indígenas de esa region y que estás preguntas e inquietudes sean dirigidas al grupo a cargo del proyecto del Tren Maya. Eso cambiaría a una posición más activa que reactiva de los grupos que protestan. Gracias

    1. natali
      natali

      Es una excelente idea, Rosie. Se deben de tomar en cuenta las voces de todos los involucrados, al final de cuentas las comunidades que ahí radican son las que se verán afectadas o beneficiadas en primera instancia. Necesitamos información que aclare todas las dudas e inquietudes que el proyecto ha despertado.

Leave a Reply